Las políticas de integridad y transparencia constituyen una valiosa herramienta para mejorar y transparentar los actos de gestión y la administración de los bienes públicos. Por ello, en junio del 2016, Vialidad Nacional junto a la Oficina Anticorrupción (OA) suscribieron un Convenio de Cooperación Técnica, inédito en el ámbito de la Administración Pública Nacional, donde se acordó la creación de la Unidad de Ética y Transparencia (UET) como parte de la estructura del organismo.

La Unidad tiene el propósito de fiscalizar el cumplimiento de las Convenciones Internacionales de Lucha contra la Corrupción, impulsar políticas activas de integridad y rendición de cuentas y optimizar los mecanismos de transparencia en la gestión, permitiendo la detección y prevención de hechos de corrupción y la reacción temprana ante irregularidades. A su vez, está destinada a colaborar con la implementación de un nuevo marco normativo relativo a los procedimientos de contrataciones, licitaciones y compras, desarrollado conforme a estándares internacionales, que permita a la repartición realizar una gestión moderna y transparente, con el debido control público de la misma y la participación de la sociedad civil en el control de los actos de gobierno. La UET es asistida técnicamente por la OA.

La Unidad tiene a su cargo las funciones de diseño, implementación y administración de canales seguros de denuncia que habiliten al personal, a empresas contratistas, oferentes y al público en general a denunciar hechos de corrupción o irregularidades detectadas en procedimientos, bajo un sistema que permita preservar la identidad del informante y de la información brindada.

Objetivo: Legitimar los actos de gestión, mejorar los procedimientos de contrataciones del organismo y crear una cultura interna de integridad a través de acciones concretas, en base a tres ejes de trabajo:

1. Control: monitoreo pro-activo de procesos críticos del organismo, recepción de denuncias/quejas y sugerencia de cursos de acción reactivos y correctivos.

2. Asesoramiento: brinda respuestas -formales e informales- sobre consultas sobre la regularidad o integridad de determinada acción o problemática de gestión, y sobre dilemas éticos individuales.

3. Reforma: promoción de la modificación de normas internas y de prácticas cotidianas que dan lugar a la discrecionalidad o al empleo inadecuado de los recursos.