UNIDAD DE ÉTICA Y TRANSPARENCIA

En el mes de junio del 2016, la Dirección Nacional de Vialidad junto a la Oficina Anticorrupción (OA) suscribieron un Convenio de Cooperación Técnica, inédito en el ámbito de la Administración Pública Nacional, donde se acordó la creación de la Unidad de Ética y Transparencia (UET) como parte de la estructura del organismo.

La Unidad tiene el propósito de fiscalizar el cumplimiento de las Convenciones Internacionales de Lucha contra la Corrupción, impulsar políticas activas de integridad y rendición de cuentas y optimizar los mecanismos de transparencia en la gestión, permitiendo la detección y prevención de hechos de corrupción y la reacción temprana ante irregularidades.

A su vez, está destinada a colaborar con la implementación de un nuevo marco normativo relativo a los procedimientos de contrataciones, licitaciones y compras, desarrollado conforme a estándares internacionales, que permita a la repartición realizar una gestión moderna y transparente, con el debido control público de la misma y la participación de la sociedad civil en el control de los actos de gobierno.

La UET actúa bajo coordinación técnica de la oficina Anticorrupción. La Unidad tiene a su cargo las funciones de diseño, implementación y administración de canales seguros de denuncia que habiliten al personal, a empresas contratistas, oferentes y al público en general a denunciar hechos de corrupción o irregularidades detectadas en procedimientos, bajo un sistema que permita preservar la identidad del informante y de la información brindada.

Objetivo: Imprimir legitimidad a los actos de gestión, mejorar los procedimientos de contrataciones y crear una cultura interna de integridad a través de acciones concretas, en base a tres ejes de trabajo:

1. Control: monitoreo de procesos críticos del organismo, recepción de denuncias/quejas y sugerencia de cursos de acción.
Para asegurar la transparencia de la gestión es indispensable contar con mecanismos idóneos que permitan detectar las irregularidades y reaccionar de manera efectiva frente a ellas. La Unidad efectúa una evaluación constante de riesgos mediante los siguientes mecanismos:

• Monitoreo proactivo de procesos críticos y seguimiento focalizado de trámites sensibles del organismo. La criticidad no sólo es determinada en función de los montos que involucran los procedimientos, sino también por la sensibilidad institucional que representan para la Jurisdicción.

• Investigación y análisis de denuncias recibidas a través de los canales de contacto de la Unidad, y propuesta de los cursos de acción -reactivos o correctivos-, correspondientes. A su vez, la UET investiga las denuncias sobre la DNV que le son derivadas por la Oficina Anticorrupción. La Unidad de Ética y Transparencia analiza casos críticos y relevantes de forma concomitante a su tramitación, permitiendo la realización de diagnósticos, y la formulación de sugerencias de mejora, que son implementadas en forma coordinada con el área responsable, durante el trámite del procedimiento.

2. Asesoramiento: brinda respuestas, formales e informales, sobre consultas relativas a la regularidad o integridad de determinada acción o problemática de gestión, y sobre dilemas éticos individuales.
El asesoramiento formal se efectúa a través de la emisión de dictámenes o informes suscriptos por el responsable de la Unidad, con expresión del asunto de consulta y sugerencia de los posibles cursos de acción, resaltando las buenas prácticas que pueden ser aplicadas en casos análogos. Dentro de sus funciones, la Unidad puede recomendar que se realicen ciertas modificaciones en los procedimientos (para subsanar errores u omisiones) o recomendar la terminación anticipada y/o el reinicio de un procedimiento puntual por no alcanzar estándares mínimos de legalidad, razonabilidad o transparencia.

3. Reforma: Promoción de la modificación de normas internas y de prácticas cotidianas.
Las acciones transformadoras de una organización se realizan mediante la incidencia en el diseño institucional, a través de la modificación de normas y procedimientos internos, y por medio de la incidencia en la cultura organizacional mediante acciones tendientes a concientización, educación, o entrenamiento del personal que la integra. Este eje de trabajo importa la implementación de mejoras tendientes a la transformación de esquemas de incentivos existentes y de procesos y prácticas cotidianas que no se ajustan a los estándares de integridad o que dan lugar a la discrecionalidad o al empleo inadecuado de los recursos. Ello, implica la modificación de normas internas -de acuerdo a lo que resulte de las falencias identificadas previamente-, la promoción de la presentación de las declaraciones juradas patrimoniales integrales, el trabajo conjunto con el equipo de Licitaciones y Compras, y la capacitación y entrenamiento del personal en los valores éticos de la DNV, todo ello con el propósito de crear una nueva cultura ética organizacional.



POLÍTICA DE INTEGRIDAD PARA PROVEEDORES

La DNV busca mantener los más altos niveles de integridad, transparencia, competencia, concurrencia y trato igualitario en los procedimientos de selección de contratistas. Por ello, sujeta la participación de proveedores y oferentes al cumplimiento de reglas de integridad que se fijan en todos los pliegos de licitaciones y contrataciones de la Repartición. Todas las empresas que participan deberá respetar las obligaciones y prohibiciones que surgen del apartado Política de integridad en la selección del contratista incluido de los pliegos mostrando un comportamiento ético y denunciando cualquier comportamiento indebido.


En ta sentido, la DNV incluye en los pliegos y en las invitaciones a participar de procesos de selección la posibilidad a proveedores o posibles oferentes de aportar información sobre cualquier irregularidad, ilícito o circunstancia contraria la ética pública o la transparencia, de los que tengan conocimiento, contactándose al teléfono +54 011 4343-8521 interno 2018 o escribiendo a transparencia@vialidad.gob.ar