Volumen: se denomina al número de vehículos que pasa por un tramo dado durante un período de tiempo. El Tránsito Medio Diario Anual es una medida fundamental del tránsito y se define como el volumen de tránsito total anual dividido por el número de días del año, generalmente se abrevia T.M.D.A.

Composición: el tránsito puede ser dividido en tres grupos principales; vehículos livianos: automóviles, camionetas y todo otro vehículo cuyas características de operación se asemeje a las de los automóviles; ómnibus: incluye los vehículos destinados al transporte público de pasajeros, ómnibus de larga distancia, corta distancia, micro-ómnibus y chárter; camiones: incluye a los camiones con y sin acoplado, semi-remolques, semi-remolques con acoplado y todo otro vehículo cuyas características de operación sean similares a las de los camiones.

Volumen de la hora de diseño (hora trigésima, H30): si se ordenan por magnitudes decrecientes los volúmenes horarios en ambos sentidos de circulación de las 8760 horas de un año, se denomina Volumen de la Hora de diseño, H30, al que ocupa el rango trigésimo de dicho ordenamiento. En otros términos, es el volumen horario que durante el transcurso del año solo es superado 29 veces. La razonabilidad de dicha elección recae en que la curva volúmenes horarios - horas del año, presenta una inflexión alrededor de la hora 30, tal que a la izquierda de la misma la pendiente es sustancialmente más abrupta que a su derecha.

Distribución: si bien, en general, la distribución de los volúmenes de Tránsito Medio Diario Anual es la misma en ambas direcciones, durante algunas horas una de los trochas lleva volúmenes mayores que la otra. Para esas condiciones se ha encontrado, que para caminos rurales pavimentados de dos carriles (80% de la Red Nacional), en uno de los sentidos del tránsito circulan del orden de las dos terceras partes del volumen total.

Velocidad: se define el percentil 85 de una distribución de velocidades, es aquella velocidad que solo es superada por el 15% de los vehículos circulando libremente. Ese indicador se puede considerar como el valor estadístico más relevante desde el punto de vista de la seguridad vial. Es así, que la práctica internacional más común toma esta magnitud como parámetro para fijar la velocidad máxima. Bajo esta perspectiva se asume que la mayoría de los conductores (85%) es capaz de hacer un juicio razonable acerca de la circulación más adecuada en las condiciones existentes.